Salud integral: ¿Qué es y por qué es más importante ahora que nunca?
March 2021   WHOLE HEALTH

Salud integral: ¿Qué es y por qué es más importante ahora que nunca?

La vida de los empleados no es bidimensional, sus vidas son complejas y actualmente no dan abasto. Su salud y bienestar se componen de muchos factores que están en constante cambio, y ha llegado el momento de que las soluciones de salud tengan esto en cuenta.
Scroll to read

El COVID-19 ha puesto el mundo patas arriba y con tantos países europeos enfrentándose a restricciones aún más estrictas, no hay indicios de que la normalidad vaya a volver pronto. Seguramente los acontecimientos del último año también han puesto patas arriba tu mundo y el de tus empleados. Todo lo que contribuye a conformar nuestra salud en un sentido integral, la familia, la salud financiera, la vida laboral y el bienestar físico y mental, se habrá visto afectado y hará que nos sintamos perdidos y con la necesidad de asumir de nuevo el control de nuestra salud integral.

La familia, la situación financiera y la vida laboral

Las relaciones familiares, la salud financiera y la vida laboral, los componentes clave de nuestro "mundo", han cambiado drásticamente y, a menudo, un cambio en una de estas áreas tiene consecuencias en las otras.  Tomemos, por ejemplo, a los padres que trabajan, y que tienen niños en edad escolar, que declararon que su actividad laboral se había visto afectada por el COVID-19: el 20% señaló que este trastorno se debía a tener que trabajar a la vez que cuidaban de los niños, lo que a menudo hizo que se sintieran estresados, exhaustos y al borde del abatimiento.

Los padres reajustaron su horario de trabajo para hacerlo compatible con el cuidado de sus hijos, lo que los llevó a empezar más temprano por la mañana y a trabajar hasta más tarde por la noche. Los últimos resultados del proveedor de servicios de salud Cigna indican que el 73% de los trabajadores europeos desarrollan su actividad en un entorno que está siempre activo y el 51% trabajan fuera de horario. A pesar de todo el tiempo que pasan en casa, a cargo del cuidado de los niños y participando en su educación, solo el 50% de las personas pasan realmente el tiempo necesario y deseable con su familia.

Si bien parte de la población laboral europea ha tenido que lidiar con una difícil conciliación entre la vida familiar y laboral, otros se encuentran en situación de suspensión de empleo y solo reciben un porcentaje de su salario íntegro. Y, lamentablemente, como resultado de la pandemia mundial, hay 13,2 millones de personas menos en las nóminas de las empresas en toda Europa. Un tercio (30%) de las personas está experimentando estrés financiero y solo el 15% está satisfecho con su situación financiera actual, según la encuesta de Cigna COVID-19 Pulse Survey.

Esta alteración de nuestra vida cotidiana ha provocado a su vez un efecto dominó sobre nuestra salud física y mental.

La salud física 

Trabajar desde casa, o no trabajar en absoluto, ha dado lugar a un estilo de vida sedentario para un gran número de personas, sin desplazamientos regulares o paseos a la hora del almuerzo con los compañeros de trabajo. Los confinamientos nacionales y los locales intermitentes han provocado trastornos en nuestro bienestar físico general. Los gimnasios y parques han cerrado, el ejercicio al aire libre se ha visto limitado a una vez al día, lo que nos ha impedido disfrutar de un merecido tiempo de descanso y de desfogarnos como solíamos hacer. El resultado es que la actividad física entre los adultos ha disminuido. Según Cigna, solo el 30% de las personas duermen lo suficiente por la noche, solo el 31% tienen un peso saludable y únicamente el 27% hacen ejercicio de forma regular. Estas cifras son preocupantes, especialmente porque la COVID-19 nos ha enseñado lo importante que es mantener un nivel razonable de salud física para reducir el riesgo de infección por el virus de la COVID‑19.

La salud mental

Hacer ejercicio con regularidad no solo nos beneficia físicamente, también es bueno para nuestro bienestar mental. En un momento en el que los sentimientos de soledad, aislamiento y ansiedad van en aumento, es más importante que nunca cuidar la salud mental.

En un contexto de pandemia mundial que sigue haciendo estragos, se está produciendo un fuerte deterioro de nuestra salud mental. Todos los cambios que estamos experimentando han provocado que el 81% de la población española esté estresada, siendo la mayor causa de estrés la incertidumbre sobre el futuro, según nuestra investigación.

Cuando nos sentimos estresados, a menudo nos resulta difícil dormir o comer bien, y tanto la mala alimentación como la falta de sueño pueden afectar a nuestra salud física. Esto, a su vez, puede hacernos sentir más estresados emocionalmente, lo que genera un círculo vicioso que puede ser difícil de romper, especialmente si vivimos en las circunstancias extremas que hemos estado soportando durante el último año. Esto ejemplifica por qué es crucial tener en cuenta tanto el bienestar físico como el mental cuando se trata de mejorar la salud integral.

El papel de la empresa en la mejora de la salud integral de sus empleados

Es muy probable que el COVID-19 persista durante el año 2021, por lo que no va a ser nada fácil mantenerse resiliente y adaptarse a la nueva normalidad.  Cada persona se enfrenta al cambio y a los trastornos que conlleva de una manera distinta. El 62% de las personas recurre a sus familiares y amigos en busca de apoyo, mientras que el 30% recurre a su jefe. En particular, a los empleados les gustaría un horario de trabajo flexible (38%), una cobertura de seguro mejorada (37%) y apoyo en materia de salud mental (32%) por parte de la empresa, así como que los comprenda y se preocupe por ellos (32%).

Cigna Europa anima a las empresas a tener una visión más amplia en lo que respecta a la salud integral de sus empleados: nuestras vidas no son bidimensionales.  Deben entender que la vida de sus empleados es compleja, que está llena de preocupaciones y responsabilidades y que su salud y bienestar constan de muchas piezas que cambian constantemente.

La salud personal, el bienestar familiar, las preocupaciones financieras, el equilibrio entre la vida laboral y la vida personal, así como el acceso a la atención sanitaria son factores que influyen en la salud integral de los empleados y en su capacidad para trabajar de manera eficaz. Las empresas deben ofrecer un programa de bienestar integral para los empleados que lo incluya todo, desde asistencia sanitaria y el apoyo a la salud mental hasta servicios de vida y protección para garantizar que se sientan apoyados en todos los sentidos, tanto si gozan de buena salud como si no.  Los empleados que se sienten apoyados son resilientes y gozan de buena salud seguirán luchando y esforzándose mientras navegamos a través de la COVID-19 y más allá.

Related articles
data-digital-disruption.jpg

Data, digital and disruption and what they mean in the fight against COVID-19

Providing employees access to health & well-being apps gives them fast access to everything they need to support their whole health and create a culture of wellness.

stressful-blog

How can whole health tackle the mounting issue of global stress and zoom fatigue?

73% of working professionals admit they feel burnt out - it’s time to look at the bigger picture. By thinking about employees’ whole health, employers will tackle burnout head on.