Cinco formas de gestionar el estrés cuando estamos conectados constantemente
April 2021   HEALTHCARE

Cinco formas de gestionar el estrés cuando estamos conectados constantemente

Según el último estudio de Cigna, «COVID-19 Global Impact», el 79 % de los encuestados reconoce que cada vez es más complicado desconectar del trabajo fuera del horario laboral.
Scroll to read

Ante esta situación y, teniendo en cuenta que muchos empleados trabajan desde casa, es fundamental saber cómo evitar el estrés y el desgaste que genera la falta de desconexión. Aquí tienes cinco consejos para mejorar tu bienestar.

1. Flexibilizar la jornada laboral

A pesar de la cultura de conexión constante que se ha impuesto en los últimos tiempos, el estudio de Cigna también determina que las personas valoran las virtudes del teletrabajo. Al no tener que desplazarnos al lugar de trabajo, podemos pasar más tiempo con la familia, ¡y el almuerzo sale sensiblemente más barato! La clave está en organizarse y ser flexible teniendo en cuenta las distracciones inevitables que conlleva el teletrabajo (niños, llamadas…) La mayoría de los empleados aceptan que no pueden estar delante de la pantalla todo el tiempo porque es imposible evitar todas las distracciones que conlleva el trabajo desde casa: los niños no son «compañeros» que entienden los límites, no hay una sala de correo donde recoger los paquetes y tu «escritorio» bien puede ser la mesa de la cocina. Acepta que lo que funcionaba para la oficina no lo hace para el teletrabajo y planifica tu día en consecuencia. Algunos trabajos pueden realizarse mejor desde la tranquilidad del hogar una vez que los niños se han acostado o incluso a primera hora de la mañana, cuando normalmente estarías de camino a la oficina. Puedes trabajar en horarios (o incluso días) alternativos, lo que te da margen para flexibilizar la jornada habitual y planificar las distracciones que inevitablemente vienen aparejadas al trabajo desde casa.

2. Comienza una nueva rutina de ejercicio

El ejercicio te sienta bien. Está comprobado. Puede que no lo parezca cuando uno está inmerso en un ejercicio complicado, pero una vez terminado, gracias a las endorfinas que liberas y que te hacen sentir genial, reduces tensiones y encaras el día de otra manera. Te da la energía que necesitas para empezar el día, el impulso a mitad de jornada o incluso esa ansiada liberación al final del día. Con todo, el ejercicio no debería ser monótono; intenta combinarlo con comenzar un nuevo hobby. Prácticamente todos los deportes tienen ahora una clase virtual, desde el fútbol y el rugby hasta el tenis y el squash, y todos ellos combinan las habilidades deportivas con la forma física, de modo que aprendes algo nuevo y te sientes bien.

3. Mantén las relaciones sociales

La sensación de soledad, muy frecuente durante estos meses, es otro de los factores que incrementa el estrés. La falta de interacción con los compañeros de trabajo ha supuesto un gran vacío para muchas personas, por lo que es fundamental mantener el vínculo con amigos y familiares, especialmente, aquellos que viven solos o en situación de vulnerabilidad por otros motivos. Con los seres queridos, siempre deberíamos encontrar tiempo para hacer una videollamada —es bueno verse las caras— y comprobar cómo están, o tal vez organizar una reunión con la familia o los amigos a través de una plataforma de vídeo. Incluso podríais empezar a hacer sesiones de fitness online juntos; así trabajaréis vuestro bienestar físico y mental al mismo tiempo.

4. Organízate

Es necesario aprender a ser organizados y disciplinados durante la jornada laboral. Existen varias técnicas para optimizar el tiempo: crear un cuadro de tareas que diferencie lo urgente y lo importante, crear un calendario con tiempos marcados o evitar la multitarea. La clave está en fijar unos objetivos realistas, que puedan conseguirse durante la jornada laboral (consulta el punto 1). Incluso en la oficina real, los objetivos pueden no alcanzarse por factores como reuniones que llevan más tiempo del previsto, pero, desde casa, hay muchas más posibilidades de sufrir retrasos. Establecer una larga lista de tareas para una única jornada resulta inalcanzable, así que concéntrate en las tres principales tareas que, sí o sí, tienes que realizar ese día. Si consigues hacerlas, entonces puedes pasar a la siguiente, pero al menos tendrás la sensación de avanzar. 

5. Empieza bien el día

Desayuna, date una ducha, vístete... en el orden que quieras (¡salvo lo de ducharse y vestirse!) y luego empieza a trabajar. Mantener estas rutinas, aunque pueda parecer innecesario al trabajar desde casa (¡trabajar en pijama puede ser muy cómodo!), permiten empezar el día con una actitud más positiva. Tienes la energía que te aporta un desayuno adecuado y saludable, y el día anterior lo cerraste todo, por lo que tienes la lista a cero para los retos que pueda plantearte la jornada. Si necesitas una dosis de redes sociales/Internet antes de ponerte en marcha, ahora es el momento de hacerlo. Para empezar sin distracciones, prueba a utilizar una aplicación como Flipd, que bloquea las aplicaciones de tu teléfono para ayudarte a evitar el deseo de caer en la espiral de las redes sociales o perderte en un chat grupal de WhatsApp.

Related articles
people laughing

Making health insurance easy

Staying healthy is at the top of most people’s everyday life goals. It’s why we put our seat belts on in the car, it’s why we go for a run even when it’s cold, and why we swerve that extra portion of lasagne at dinner time.

office workers

Everything you need to measure the results (and success) of a health and wellness plan in an international SME

Measures to improve employees’ health and well-being have become one of the most effective strategies used by SMEs, particularly in the case of companies with employees on international assignments.